Shop Mobile More Submit  Join Login
About Literature / Student Member AlvaroMale/Spain Group :iconangels-fc: Angels-FC
 
Recent Activity
Deviant for 3 Years
Needs Premium Membership
Statistics 204 Deviations 1,648 Comments 5,901 Pageviews

Newest Deviations

Favourites

Groups

Activity


Pendiente
5 deviations
Si hubiese existido una sola posibilidad de parar el fuego, ésa hubiese sido con mis lágrimas, las cuales fluían de forma descontrolada. No fui lo suficientemente fuerte como para lograr reaccionar, y sólo pude ver cómo se consumía ante mis ojos. Había perdido mi casa, pero no ganaba nada quedándome ahí a llorar. Tenía que armarme de valor y enfrentar lo que me deparase el futuro, así que me sequé las lágrimas de los ojos, erguí mi espalda, y comencé a avanzar hacia la ciudad. El camino hasta ella fue algo duro, pues no podía evitar ese sentimiento de tristeza que seguía en mi cuerpo. Además, tenía que encontrar alguna forma de establecerme en la ciudad, no podía ir directamente a por el rey. Mis manos no serían suficientes para acabar con él, así que debería esperar. Pero, no sabía qué podría hacer una vez llegase. Allí no conocía a nadie, y por si fuera poco, mis costumbres tampoco eran muy usadas en la ciudad por lo que había escuchado a los viajantes. Pero, allí estaba. Frente a la entrada a Ichi. Dos guardias estaban a la entrada, en la puerta de la muralla, hablando entre ellos. Cuando fui a entrar a la ciudad, vinieron a pararme. Parecía que no aceptaban gente extranjera.


-¡Señorita! No puede entrar a esta ciudad sin autorización. ¿Ha pedido el permiso necesario en su ciudad de origen?


Ya fallaba lo primero. No sabía nada de que se necesitase un permiso, y mucho menos que tuviese que pedirlo en otra ciudad para poder acceder a Ichi. El guardia parecía bastante cabreado ante mi intento de intrusión, y comenzó a ponerse agresivo. Además, su voz me sonaba. Debería ser de uno de los dos cazadores que habían ido al bosque el día de lluvia. El otro guardia tranquilizó un poco al compañero y después se dirigió a  mí.


-Deberá marcharse hasta que consiga un permiso, señorita. Ya no se permite la entrada a Ichi sin ello, para mejorar la seguridad de nuestros habitantes. – mientras el guardia decía esto, perdía mis esperanzas. Estaba a punto de darme la vuelta e irme.

-Dejadla pasar, está conmigo. – dijo una voz masculina que provenía de dentro de la ciudad. – Es una amiga mía que viene de visita, así que pensé que si venía a recogerla no habría problema para que la dejaseis pasar.

-Oh, entonces puede pasar, joven. Perdón por las molestias.


Vaya, debía estar agradecida con ese chico que me había ayudado a entrar. Aunque, no sabía por qué lo había hecho, y tampoco sabía quién era. Los guardias se retiraron a un lado y me dejaron pasar. Crucé la puerta, entrando al pueblo. Allí pude ver un chico que parecía algo más mayor que yo. Sus ojos eran azules, de un tono tan cristalino que parecía ser una persona en quien confiar, transparente. Sus cabellos eran de un brillante tono rubio. Me sonrió, a lo que no pude hacer otra cosa que sonreír yo también. Me acababa de ayudar, si estaba dentro de Ichi era gracias a él, así que debía acercarme a él a agradecérselo.


-Encantado de conocerte, mi nombre es Haru. ¿Necesitas ayuda? Te veía muy perdida.

-La verdad es que sí, es la primera vez que visito Ichi y no sé nada sobre esta ciudad.

-Entonces, te enseñaré los sitios más importantes de la ciudad. ¿Tienes algún lugar donde pasar la noche?

-No, realmente no. Aunque, tengo intención de pasar aquí un tiempo, debería encontrar algún sitio pronto.

-Puedes quedarte en mi casa, mi madre estará encantada de recibir visita. Por cierto, ¿cómo te llamas?

-Mi nombre es… - callé un momento. Nunca nadie me había preguntado por mi nombre, y tampoco sabía cómo me llamaba, así que, no sabía qué contestar. Traté de pensar un momento, y finalmente continué la frase. – Mori, mi nombre es Mori.

-Bien Mori, entonces, creo que es hora de que te enseñe la ciudad.



Haru se giró y comenzó a andar. Parecía que las cosas en la ciudad no iban a irme tan mal como creía, o al menos no tan mal como parecía al comienzo. Haru parecía buen chico, alguien en quien podía confiar. Aunque, quizás no lo suficiente para contarle mis intenciones. ¿Si él estaba a favor del rey? ¿Y si decidía no ayudarme cuando le contase mis planes? Aunque, quizás debía engañarle durante un periodo corto de tiempo, hasta que consiguiese una segunda opción por si le perdía a él. La primera calle que visitamos fue la calle principal de Ichi. Allí, toda la gente se concentraba pues era donde se encontraba el mercado, y era el lugar en el que se celebraban los eventos y el rey anunciaba las cosas. Haru parecía ir saludando a la mayoría de la gente con la que nos cruzábamos, debería ser conocido en Ichi. Un largo paseo conducía al castillo del rey. Ahí era donde vivían todos los miembros de la burguesía de la ciudad, por el prestigio que ofrecía su cercanía a la realeza. Unos metros después se encontraba el castillo del rey. Era tan alto que la gente decía que desde lo alto de la torre se podía ver toda la ciudad de Ichi, y la mayoría de los pueblos cercanos a ella. Yo seguía atenta a las explicaciones de Haru, quien parecía estar muy entusiasmado. Poco después, terminó con sus explicaciones y me indicó el camino de vuelta a casa. Él debería quedarse haciendo algunos recados, pero me dijo que yo fuese para avisar a su madre de que hoy me quedaría allí. Me parecía algo extraño, ya que probablemente su madre no me creyese, aunque todos en Ichi parecían buena gente, así que quizás lo comprendiese. Al principio me costó un poco encontrar su casa, aunque después, logré hallarla. Era una casa pequeña, y no de muy buen aspecto. En la entrada tenía tres macetas con flores azules. Esas flores me recordaban a sus ojos, pues eran de una tonalidad muy parecida. Llamé a la puerta una vez. Nadie parecía acercarse a abrir. Llamé una vez más, pero sucedió lo mismo. Me di la vuelta e iba a irme de ahí cuando alguien abrió la puerta. Inmediatamente, me giré nuevamente. Pude ver una mujer de cabellos grisáceos, probablemente a causa de la edad. Su cara estaba llena de arrugas, y sus ojos color café no transmitían nada. Parecía una mujer desgastada, y esa era la casa que me había indicado Haru, así que debía ser su madre.


-Jovenzuela, ¿qué te trae por aquí?

-Ho-hola. ¿Es usted la madre de Haru?

-Sí, soy yo, Shita. ¿Ha ocurrido algo con Haru?

-No, todo está bien. Mi nombre es Mori, y Haru me había dicho que viniese a avisarla de que hoy me iba a quedar aquí a pasar la noche.

-Oh, ¿eres una nueva amiga? No había oído hablar de ti.

-Realmente soy nueva en la ciudad, así que esa puede ser la causa.

-Bueno, si Haru ha dicho que te quedases, eres libre de hacerlo. Pero, entra, no te quedes aquí fuera. Seguro que mi hijo se retrasará en sus recados, así que será mejor que vayamos dentro.



Ambas entramos a su casa. Nunca había visto nada parecido al interior de esta casa, pero suponía que pronto me iría acostumbrando a ello. Estuvimos un rato hablando mientras esperábamos a Haru. Parecía que Haru era el vivo reflejo de su madre. Ella también era muy agradable y pese a que no derrochaba tanto entusiasmo como él, se veía alegre, aunque al hablar durante mucho rato parecía fatigarse. Shita había vivido siempre en Haraki, un pueblo cercano a Ichi, hasta que conoció al padre de Haru. Quiso que se mudasen a Ichi para que Haru pudiera crecer con una mejor vida que ellos, aunque al poco tiempo de llegar su padre murió a causa de una grave enfermedad y Shita tuvo que criar sola a Haru. Pero, ambos parecían haberlo superado, o al menos ya no era tan importante para ellos como antes. Haru llegó a casa al poco rato de comenzar a charlar. Traía en sus manos varias cosas que debía haber recogido o comprado después de que nos separásemos. Shita nos dijo que nos sentásemos a la mesa para poder comer. Yo no sabía bien cómo serían estas cosas, por lo que me esperé para ver a Haru y descubrir cómo lo hacía. Haru pareció darse cuenta de mis dudas y me preguntó sobre ello.


-¿Estás bien, Mori? Parece como si no hubieses entendido a mi madre.


No sabía exactamente qué decir. Ambos se habían portado muy bien conmigo, así que yo también debía ser buena con ellos, y debía decir la verdad. Así que, me armé de valor y comencé a contarles mi historia. Ninguno de ellos entendía cómo había aguantado tanto tiempo yo sola en el bosque. Y, como estaba sincerándome, decidí también contarles mis intenciones. Ninguno de ellos estaba a favor del rey, por lo que ambos me entendieron.


-¿Así que por eso no tenías el permiso? –preguntó Haru.

-Sí, nunca había estado en una ciudad, o al menos no recordaba nada sobre mi vida exceptuando mi tiempo en el bosque, por lo que no me había enterado sobre ese permiso.

-Bueno, Ichi es una buena ciudad para empezar. Nosaki es una región difícil, pero los tiempos mejorarán. Ya fueron así antes de que el actual rey llegase al poder. Era una época oscura para Nosaki y la gente estaba emigrando, pero él fue capaz de cambiar la situación y hacer que incluso más gente de la que antes vivía aquí llegase. –decía Shita, relatando lo vivido por ella cuando era más joven.



Parecía que Ichi, y Nosaki, ya habían superado esto antes. Pero, yo no dejaría que el rey se encargase de superar esto, tenía que acabar con él lo antes posible. Sabía que tendría el apoyo de ambos si lo necesitaba. Poco a poco, fueron explicándome las cosas básicas para vivir en la ciudad, y al final del día ya creía comprenderlo todo. Haru me habló sobre un acto del rey que tendría lugar al día siguiente. Parecía que el rey, en compañía de la reina, tenía alguna noticia que dar. Probablemente, todo el pueblo se rebelaría en ese momento, aunque según Haru, la guardia real siempre estaba presente en las ocasiones especiales, y esta era uno de esos días. Decidí que tenía que ir para ver quién era el rey. Haru me acompañaría, y en el camino de vuelta me llevaría a la casa de Hana, una mujer que se encargaba del estudio de plantas y remedios naturales en Ichi. Mi experiencia en el bosque me había servido para aprender sobre todo tipo de medicinas, calmantes de dolor, cicatrizantes naturales, o incluso paralizantes para ciertas partes del cuerpo, para facilitar algunas situaciones. Como antes habían sido tres en la casa, una de las camas era lo suficientemente grande como para que Haru y Shita durmiesen en ella, y en la otra yo pudiese descansar. Era una sensación nueva. Nunca había estado en algo tan cómodo, pero era bastante agradable. No tardé mucho en dormirme, el día había resultado bastante largo y había sido bastante más ajetreado de lo que acostumbraban a ser en el bosque. Pero, justo antes de dormir, no pude evitar acordarme de lo sucedido la noche anterior, y con ello dormirme invadida por un sentimiento de tristeza. Y esa noche también sucedió. En mitad de la noche fui despertada por Haru debido a que parecía estar bastante alarmada en sueños. Me desperté sudando, y viendo cómo Haru se preocupaba por mí. Pero, esta noche, no recordaba nada de lo que había sucedido en mis sueños. Sólo que no debía haber sido nada bueno para que despertase de esa forma. Temía que al cerrar los ojos de nuevo volviese a suceder, pero sin embargo, intenté descansar para lo que me pudiese deparar el siguiente día.


Fui despertada por Shita unas horas después del altercado que había tenido lugar durante la noche. El resto de las horas de descanso habían ido bien, sin ningún problema aparente. Aunque, comenzaba a preocuparme. Era la segunda vez que me ocurría, y había sido algo tan cercano, que no podía dejar de estar asustada por si volvía a pasar. Haru estaba preparando algo para que comiésemos. Ya estaba vestido para ir al evento del rey. Shita no iría, pues debía hacer tareas en casa y dejar todo preparado para cuando Haru y Mori llegasen. Pero, Haru parecía tener muchas ganas de salir. Cuando fui hacia la mesa donde se realizaban las comidas, vi como Haru terminaba de prepararlo todo y lo traía a la mesa. Cada uno tenía un pequeño cuenco, en el cual Haru vertió algo de leche. La leche que había tomado de los animales cuando era pequeña había hecho que lograse sobrevivir. A esas edades, no tenía fuerza suficiente para poder matar animales, por lo que siempre me acercaba a hembras con crías de casi cualquier especie. Haru pareció echar algo en la leche. Según dijo, era pan, un alimento basado en calentar a altas temperaturas una masa hecha con cereales molidos, agua, y sal. Era la primera vez que lo probaba, y tenía un saber muy diferente a todo lo que había comido en el bosque. Haru terminó rápido, así que fue a terminar de prepararse mientras me esperaba. Yo tardé un poco más, pues no estaba acostumbrada a tomar tanta cantidad de comida en periodos tan cortos de tiempo. Una vez terminé, Shita me acompañó al baúl en el cual guardaba su ropa para que tomase algo. Me quedaría un poco grande, pero era la única forma de tener una ropa apropiada. Yo sólo tenía un vestido viejo y roto que había encontrado tirado en el bosque. Me coloqué el vestido, ordené un poco mi pelo, y fui junto a Haru para que nos marchásemos. Salimos por la puerta y nos dirigimos rápido a la plaza en la que tendría lugar el acto del rey. Aunque, cuando llegamos, todo estaba lleno de guardias que protegían la zona por la que el rey pasaría y revisaban que ninguno de los presentes tuviese algún objeto con el que dañar al rey. La plaza estaba llena de gente. Era algo extraño para mí, pues los grupos más grandes de personas que atravesaban el bosque no superaban las 3 o 4 personas. El ruido de unas trompetas comenzó a sonar en la lejanía. La gente comenzó a apartarse de una de las entradas a la plaza, mientras que los guardias se situaban de forma que nadie pudiese colocarse en ese camino. Poco después, un carruaje tirado por dos caballos marrones y fuertes llegó a la plaza. Un hombre y una mujer iban en lo alto del carruaje. El hombre conducía el carro.


-Mori, mira, esos son Senji, el rey, y su mujer Sakaki. Es una de las pocas ocasiones en las que se ve a la reina, por lo que quizás tengan que anunciar algo importante.


El rey era un hombre corpulento. Su mirada era desgarradora. Tenía el pelo moreno, y sus ojos también eran muy oscuros. Junto a él, estaba la reina. La reina tenía el pelo de un tono cobrizo, y sus ojos eran de un tono ámbar. Ambos sonreían y saludaban a su paso, aunque el rey parecía no estar muy contento con tener que estar ahí. El rey iba a comenzar a hablar cuando de repente me miró. Su cara cambió completamente. Parecía estar angustiado, y comenzó a sudar de forma nerviosa. Fue uno de los guardias quien comenzó a hablar para terminar con ese tenso momento. Yo, por mi parte, no conocía la causa del nerviosismo del rey.


-El rey y la reina, aquí presentes, tienen una fabulosa noticia que alegrará toda la tierra de Nosaki. –decía el guardia mientras el rey se recomponía. – Pero, quién mejor para contarlo que nuestro querido rey, Senji.


La gente comenzó a gritar, a modo de desacuerdo. Parecía que no estaban muy contentos con la parte de “nuestro querido rey”, y la verdad, yo tampoco estaba de acuerdo con eso. Nadie quería al rey, probablemente ni la gente de la clase social más alta. El rey ignoró estos abucheos y comenzó a hablar.


-Bien, queridos habitantes de Ichi y de toda la región de Nosaki, la reina y yo estamos muy contentos de poder anunciar que, finalmente, las tierras en las que todos vivimos tendrán un heredero. La reina está esperando un bebé, que nacerá en 4 meses, lo que hará que a partir de ese momento, el reino por fin pueda sentirse orgulloso del que será su futuro superior.


La reina pareció mostrar una sonrisa muy sincera, aunque él no parecía terminar de estar tranquilo en ese lugar. Ahora no habría nada que pudiese parar al rey, el número de guardia aumentaría, y probablemente, su hijo estaría tan protegido que hasta que no tuviese al menos 7 u 8 años no sería presentado al pueblo. Y, eso me dejaba sin apenas tiempo. Si querían que empezase una revolución, debía empezar ya. Nosaki era grande, y aunque el rey vivía en Ichi, su guardia había tomado otras ciudades. En todas las ciudades estaba comenzando a aparecer un bando revolucionario, aunque eran tan pequeños que no lograban llamar la atención. Pero, si Ichi se revelaba, algo grande podría ocurrir. Y era momento de que me armase de valor y lo intentase. Era ahora o nunca.


Haru me cogió por el brazo y comenzó a tirar de mí, buscando salir de la multitud. Sabía que debía permanecer cerca de él para estar segura. La verdad, tener a alguien como él a mi lado me reconfortaba mucho, pues no me haría daño. No fuimos hacia la misma calle por la que habíamos llegado, sino que fuimos en la dirección contraria. Haru me llevaría junto a Hana, para que pudiésemos ayudarnos mutuamente con los remedios curativos. Al llegar al lugar, supe inmediatamente que ese lugar me gustaría. Todo estaba lleno de plantas y flores, y eso junto al ambiente húmedo y fresco del lugar me recordaba mucho al bosque. Hana tenía su pelo de color verde, al igual que sus ojos. Los ojos eran de un verde muy claro, aunque el tono del pelo era algo más oscuro. Sin duda alguna, debía pasar muchas horas al sol, pues su tez era oscura. Al atravesar la puerta, sonrió amablemente. Me giré para despedirme de Haru y entré.


-Encantada, mi nombre es Mori.

-Yo soy Hana, y, creo que tenemos mucho en común. –decía la chica mientras cogía un cuenco con agua y comenzaba a echárselo por encima a una bella planta que tenía junto a ella. - ¿Sabes lo que es esto?

-Sí, es un gran calmante de dolor si se sabe moler bien hasta convertirlo en una masa junto a algo de agua. –Pude apreciar que de una de las pequeñas ramas estaba brotando una flor, lo que también se podía utilizar. – Oh, y eso sirve para cicatrizar los cortes más profundos. –dije mientras señalaba el capullo de la flor.

-Vaya, parece que sabes mucho más que yo sobre todas estas plantas. Sabes, ¿qué te parecería venir algunos días aquí a ayudarme? Así podría criar incluso más plantas, y preparar más medicina.



La idea me agradaba mucho, podría convivir junto a la naturaleza y hacer amigos. Así, conocería mejor la vida en la ciudad. Aunque, tenía que atacar al rey, y no quería meter en problemas a nadie más, así que tenía alguna duda sobre mi decisión. Pero la cara de ilusión que tenía Hana no me permitía decepcionarla, así que no medité más.


-Claro, estaré encantada –contesté firmemente.

-Genial, mañana tendré preparados tus utensilios para el cuidado de plantas y el vestido para que uses aquí, así no ensuciarás tu ropa ^^



Hana era una chica muy amable. Todo el mundo de Ichi lo era. Pese a que eran tratados como si fuesen seres sin utilidad alguna, ellos se mostraban muy hospitalarios y agradables con todo el mundo. El rey Senji no merecía una población como la que tenía. Volví a mirar el lugar en el que estaba. Sólo podía contemplar un bosque en miniatura, eso era lo que estaba viendo en aquel lugar. Hana, con su mirada, me indicó que la siguiese. Yo, asentí, y comencé a caminar detrás de ella, pues estaba cruzando una puerta que había detrás de la primera fila de plantas. Pasé por encima de ellas con mucho cuidado de no dañar ninguna. Un aroma muy agradable provenía de la sala contigua, a la que estábamos yendo. Al entrar allí, solo se podía ver una explosión de colores. Cada rincón tenía un color diferente, con flores de todos los colores del arco iris. Cada rincón, un olor. Provenían de todo Nosaki, por lo que no conocía las propiedades de cada una. Aunque, Hana, en una nueva muestra de generosidad, se acercó a un cajón y sacó un bello libro, que poco después me regaló. En él, tenía información de todas y cada una de las plantas que tenía allí, junto a un dibujo. Ella misma se había encargado de hacerlo, tras mucho tiempo de estudio. Me sería de mucha ayuda cuando tuviese que enfrentarme al rey, pues podría tener remedios que me ayudasen en momentos de debilidad. No sabía cómo darle las gracias, pero ella simplemente dijo que no me preocupase, que haría otro nuevo para quedárselo. Estuve un rato oliendo las flores, y analizando todas con el mayor detalle posible. Estuve casi todo el día en ese pequeño santuario, aunque para mí parecieron escasos minutos. Debía volver a casa con Haru y Shita, por lo que me despedí de Hana, y fui dirección a la plaza. Seguí recto hasta la casa en la que vivían ambos. Al llegar, llamé dos veces. Haru abrió la puerta, parecía muy alarmado.


-¡Mori! Por fin estás aquí, estaba muy preocupado. Mi madre no está en casa, y nadie sabe dónde pude estar. Nunca sale sola, pues ya es algo mayor y no quiere verse sola ante situaciones de conflictos.


No sabía que podía haber hecho que Shita saliese de casa sin que nadie lo supiese, pero, Haru parecía bastante asustado. Entré dentro junto a él y traté de calmarlo. Le ayudaría a buscar a Shita o a seguir preguntando a más gente sobre ella. Cualquier información podría sernos de ayuda. No esperó ni un minuto y salió corriendo de casa. Nuestra sorpresa fue al descubrir que, en la calle de al lado, había sucedido algo similar. Otra mujer había desaparecido durante la mañana, mientras la casa estaba vacía. Y, había gente que decía que no eran las dos únicas mujeres que habían desaparecido. Pero, nadie sabía qué podía haber causado esa situación. Todos seguimos buscando todo lo que pudimos, aunque no logramos averiguar nada. Se estaba haciendo realmente tarde. Haru parecía muy cansado, aunque no quería parar, quería seguir buscando a Shita. Me costó mucho hacerle entrar en razón y convencerle de que, si Shita regresase, iría a casa, y debíamos estar allí por si eso ocurría. Además, durante las horas de noche no podrían buscar con la misma facilidad que durante el día. Finalmente, accedió a que volviésemos.


Al llegar a casa, Haru fue directo al pequeño armario de Shita. De allí, sacó una pequeña imagen. Era la última que conservaban de la época en la que los tres, Shita, Haru y su padre, habían convivido en esa casa. Haru era realmente pequeño en esa foto, al igual que Shita se veía mucho más joven. Poco después, Haru se quedó dormido encima de la cama. La noche anterior, la noche en Ichi había sido fría, por lo que decidí tomar una pequeña manta que había en el armario y echársela por encima. Él había sido tan bueno que yo también tenía que serlo. Yo tardé algo más en conciliar el sueño. La ciudad no parecía tan mal sitio como yo pensaba, aunque sucediesen cosas extrañas. Pero, tenía la sensación de que no tardaríamos mucho en descubrir qué estaba pasando. Tras un largo rato de pensamientos, finalmente me dormí.
[CotF] Cap. 2
Pues aquí está el segundo capítulo de mi fic Child of the Forest. Prometo pronto tener una imagen de Mori y otra de Haru al menos, ya quiero hacerlas en condiciones. 

Historia, personajes, ideas (c) :icontheedgeofart:
Loading...
Mega Camerupt by Theedgeofart
Mega Camerupt
Well, I made this while I had no internet, I remembered I had the image of Mega Camerupt from the scans in my computer, so I decided to make some pixel art with it.

I hope you like it.

Mega Camerupt (c) Pokemon, GameFreak

Art (c) :icontheedgeofart:
Loading...
Babies for equinestuff by Theedgeofart
Babies for equinestuff
This if first come, first serve.

:iconequinestuff: can choose first. All will cost him/her 1 point each. If he/she doesn't get them, anyone can buy them for 1 point. After he/she get them, I will decide If I keep some and the others put them for adopt, or what I do.

1,2 and 4 are females. 3, 5 and 6 are males. 

I know that there were supposed to be just five, but, in this case, I made one more when I realized of all the time that I had forgotten to upload.

Babies (FIRST ROW, from left to right):
1. 
2. 
3. :iconequinestuff:
4. 
5. 
6.



Base by :iconsarahmfighter:


I hope you like them ;)
Loading...

deviantID

Theedgeofart
Alvaro
Artist | Student | Literature
Spain
Hi, my name is Alvaro, and I'm 15 years old. I've been studying english since I was 3, and I think that I have a good level. Also, I think I'm not very good at drawing, but that's why I'm here, to improve.


"Nunca ignores a alguien a quien le importas, un día te darás cuenta de que perdiste un diamante por estar coleccionando piedras."


Icons of my oc's: My babies icons by TheedgeofartIconPonyRequest-Spring Song by FluffyCold


Stamps
oh look a stamp READ DESC. by Croconutatsuya stamp by mr-tiaaFubuki Shirou stamp by Monkeychild123IN11 Tsunami Stamp by CherryclawStamp IN11 - Tsunami Hiroto by ye-owlStamp IN11 - Otomura 01 by ye-owlIN11 Fubuki Stamp by CherryclawInaGo - Kirino stamp by Numbuh9Ina11 - Tobitaka stamp by Numbuh9Ina11 - Fubuki stamp by Numbuh9Ina11 - Max stamp by Numbuh9Kirino and Kariya stamp by LightJojoOC's Are My Babies by Foxxie-ChanMS Paint User Stamp by KishiFishy:thumb252178522:Kariya Masaki Stamp by Xipako
Interests
Bien, pues, dentro de poco comenzaré a publicar un nuevo fic, algo más profesional que el otro que tenía. Esta historia será inventada al 100% por mí, personajes, lugares, etc. Aquí un adelanto de lo que será el fic, espero que os guste.

Una chica que ha vivido siempre en el bosque, en soledad. Un pueblo enfadado con el rey. Ahora, sin su bosque, deberá conocer la ciudad. Pero, el rencor que le guarda al rey hará que pase de ser una chica tranquila, a una autentica guerrera. Acompaña a Mori en su aventura para luchar por su orgullo y honor, junto a sus nuevas pero fieles amistades.


~~~~

Ok, so, I'm writting a new fic, that I'll begin publishing soon. I'll make this more in a professional way, so, as I want it to be good, I'll also translate it to English, so everyone that isn't Spanish but at least knows english will be able to read it. This story will be made up by me totally. Every single character in it, place, or anything different is product of my imagination. Here's an introduction to the fic, I hope you like it.

A girl that has always lived in the forest, in solitude. A nation angry with their king. Now, without her forest, she'll have to know about the town. But, the feeling of resentment she has for the king, will make her change from a calm girl to a real warrior. Share with Mori her adventure while she fights for her pride and honour, together with all her new but loyal friendships.

Commissions

Pixel Art
Mega Camerupt by Theedgeofart
Any pixel art thing you want. If just one character appears, it will be this price. Let me know for more characters or any other thing.

AdCast - Ads from the Community

×

Donate

Theedgeofart has started a donation pool!
110 / 500
To get ponies for adoptables or things like that.

You must be logged in to donate.

Comments


Add a Comment:
 
:iconharune-seira:
harune-seira Featured By Owner Nov 2, 2014
gracias por el watch >w<
Reply
:icontheedgeofart:
Theedgeofart Featured By Owner Nov 8, 2014  Student Writer
De nada ^^ Gracias también a ti :D A ver si pronto comienzo a leer tu fic, que me llamó la atención lo poco que leí el otro día 
Reply
:iconharune-seira:
harune-seira Featured By Owner Nov 8, 2014
òwo me alegro que te haya interesado mi fic ^^ aunque el comienzo la verdad no esta muy bien òwo pero los siguientes capitulos creo que estan mejor espero que te guste el fic >w<
Reply
:iconmara-miko:
mara-miko Featured By Owner Nov 2, 2014  Hobbyist General Artist
Gracias por el watch ^^
Reply
:icontheedgeofart:
Theedgeofart Featured By Owner Nov 8, 2014  Student Writer
De nada, me gustó mucho tu galería :D
Reply
:iconpiplupstarscommander:
PiplupSTARSCommander Featured By Owner Oct 19, 2014  Student General Artist
Thanks for the fave!
Reply
:icontheedgeofart:
Theedgeofart Featured By Owner Nov 8, 2014  Student Writer
Your welcome ^^
Reply
:iconidan487:
IDAN487 Featured By Owner Feb 16, 2014
Hey!
Umm... I'm doing a fakemon auction.. 
idan487.deviantart.com/art/New… Please come check it out :)
Thank you :D
Reply
:iconkatevunza:
KateVunza Featured By Owner Dec 31, 2013
In response to your post on my wall: Go ahead and use it. You created it anyway!
Reply
Add a Comment: